La minería en el Paragua asedia al Monumento Natural Guaiquinima: el Infierno a las puertas del Paraíso

Para tener una idea visual del panorama, analizamos imágenes de satélite Sentinel 2A del año 2019, febrero del 2020 y Landsat 8 del 11/09/2019. Con base a ellas hemos determinado 6.860 hectáreas (equivalente a 9.016 campos de fútbol) de terreno impactado directamente por la minería, causado por 121 “focos de minas”, estando 4 de estos focos dentro del MN Guaiquinima, con 78 ha.

Si Auyán y Roraima merecieron ser considerados por la Unesco (parque nacional Canaima), pues Guaiquinima también debería serlo por mérito propio. Si Auyán y Roraima merecieron tener el estatus de parque nacional, pues Guaiquinima no merece menos, y en atención a ello fue declarado Monumento Natural (MN) la cual es una figura jurídica que puede llegar a ser más restrictiva que un Parque Nacional (PN). Esta figura de protección equivale a una “categoría III” entre las “áreas protegidas” según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y se le asignó a Guaiquinima por la singularidad física y biológica que exhibe junto al resto del sistema orográfico de tepuyes, que sobresalen en el paisaje a manera de “islas” en el “mar” de tierras bajas de la Orinoquia y Guayana venezolana. En la cuenca del río Paragua se encuentra el tercer frente minero aurífero más grande  del Sur de Venezuela, después de Cuyuni y de Icabarú. El valor patrimonial natural y de biodiversidad del Monumento Natural Guaquinima exige resguardar totalmente su integridad ante la expansión de la minería que ya ha traspasado sus límites.  El Monumento Natural Guaiquinima es una barrera de protección para los vulnerables pueblos indígenas del alto Paragua.

“Por el río Paragua los conquistadores buscaron El Dorado y no supieron que Guaiquinima, “el cerro del venado”, era el verdadero tesoro: biodiversidad”

Charles Brewer-Carías (2019)

Our position on
the Orinoco Mining Arc

Arco Minero del Orinoco

The purpose of SOSOrinoco is to shed light on the existing body of work regarding the situation in the Amazonia and Orinoquia regions of Venezuela, to raise awareness of the tragedy that is occurring and to outline some urgent measures that need to be taken in order to halt the unfolding human and environmental disaster.