Nota de prensa: ex-senador Alexander Luzardo Nava sobre la crisis de agua y electricidad en Venezuela

NOTA DE PRENSA

El ex-senador Alexander Luzardo Nava: “La crisis del agua y la electricidad en Venezuela son ejemplo del fracaso político y ambiental del denominado socialismo del siglo XX y su “plan de la patria”

(Declaraciones en la entrevista del domingo 7 de abril de 2019 en el programa radial que modera el periodista y abogado, Jesús Rafael Sulbarán, por el Circuito Venezuela- Radio Venezuela de cobertura nacional, entre 2 y 5pm.)

Para el ex-senador Alexander Luzardo Nava, autor de las normas ambientales de la Constitución venezolana, “la crisis del suministro de agua y electricidad en Venezuela, que ha colapsado al país, son ejemplos palpables del fracaso histórico del denominado socialismo del siglo xxi, así como su “plan de la patria”, los cuales han afianzado el uso intensivo y degradante de la base de recursos y el ambiente en general, con el propósito de apuntalar un régimen totalitario, que como consecuencia ha conducido al hambre, la sed y la desaparición de venezolanos por falta de medicamentos y nutrición, todo lo cual prefigura un camino acelerado hacia la hambruna, de no cambiar el rumbo de los acontecimientos políticos”.

Ante las preguntas y reflexiones de Sulbarán sobre el impacto en el Sur de Venezuela de las políticas oficiales entre los cuales señaló el decreto Proyecto Arco Minero, el cual fue derogado el 27 de noviembre de 2018 por la Asamblea Nacional, Luzardo afirmó que “esta ley se adelantó a la formulación de políticas públicas de alto alcance, al dejar sin efecto el Decreto 2248 del 24 de febrero de 2016, emanado por el Ejecutivo Nacional, en un área que cubre más del 12% del territorio nacional, que afecta el estado Bolívar, una parte del Delta Amacuro e incide en el Amazonas”. Asimismo “al proteger este instrumento legal, (Ley Orgánica de la Megareserva de Agua Dulce y Biodiversidad del Sur sur del Orinoco y la Amazonia), todo el sistema de parques nacionales, reservas forestales, reservas de biosfera y zonas protectoras, crea además otras figuras para darle doble protección, a las distintas áreas bajo régimen de administración especial o de especial importancia ecológica, tales son los casos del parque nacional Canaima, en el estado Bolívar, los parques nacionales Yapacana, Parima Tapirapeco y la Reserva de la Biosfera Alto Orinoco Casiquiare en el estado Amazonas”.

“De continuar la política del socialismo ecocida, todo el Sur del Orinoco será arrasado, en sus bosques y suelos frágiles, contaminado las aguas dulces de las cuales depende el futuro de Venezuela”. “No puede denominarse plan de la patria, la invasión y destrucción de los parques nacionales, la contaminación de ríos como el Orinoco, el Caroní, el Atabapo, unido a la gigantesca corrupción, abandono de la infraestructura.”

Sulbarán reflexionó sobre la vinculación de los problemas de agua y electricidad, y los planes de la patria, a lo cual el ex senador Dr. Luzardo, recordó que “la represa de Guri, es la obra de ingeniería más importante de la historia de Venezuela, que actualmente está surtiendo casi el 80 por ciento de la electricidad de los venezolanos, desde la propia Guayana hasta el estado Zulia, y fue concebida protegiendo en primer lugar la gran cuenca del río Caroní, una de las más poderosas del país, incluyendo la declaratoria del parque nacional Canaima, declarados como área protegidas durante el gobierno del presidente Rómulo Betancourt, en 1962”. “Podemos decir que la crisis eléctrica y de agua en el país, tiene un trasfondo y una manifestación ambiental, lo cual obliga a todos los estamentos políticos que pretenden reconducir el país a revisar los esquemas depredadores, extractivistas y rentistas, no solo ante la evidencia de la realidad del cambio climático global, sino también las nefastas experiencias de los socialismos del siglo XX y XXI.”

“En varias oportunidades he dicho que del frágil Sur de Venezuela (Amazonas, Bolivar y Delta) depende el norte más poblado e industrializado, pero con problemas de agua y mayor degradación ambiental. Si Venezuela no preserva el Sur del Orinoco, ningún proyecto económico y social o de país será viable”.

Al referirse a la importancia de la cuenca del río Caroní, recordó que su potencialidad energética equivale a entre 500 mil y 800 mil barriles de petróleo diario, pero con la particularidad que no es una energía fósil, sino energía limpia, “pero su preservación ambiental es vital, de su fragilidad depende su potencialidad”, terminó señalando Luzardo Nava.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *