Las Claritas II

Esta es la infame zona minera “Las Claritas” y “Kilómetro 88,” el sector minero más grande de Venezuela. ¡Es más grande que 6.300 campos de fútbol! Un vuelo virtual (imagen satelital capturada el 11 de febrero de 2020) da vueltas sobre el pueblo de Las Claritas. Este inmenso mar de verdes bosques tropicales forma parte del Escudo Guayanés, protegido por la legislación Reserva Forestal Imataca, con el fin de proteger los bosques y su enorme potencial, y donde la minería por supuesto está prohibida por la ley. Esta es una de las áreas más singulares y ricas del mundo en flora y fauna. La devastación ha estado ocurriendo durante décadas, pero se ha vuelto mucho más dramática en los últimos 20 años. Las líneas rojas resaltan las áreas que han sufrido el mayor impacto de la minería. Todas estas minas son ilegales. Las pocas que eran legales han sido asumidas por mineros anárquicos en los últimos 15 años. Este es un ejemplo perfecto de la “ley de la selva.” La minería se lleva a cabo en las orillas de los ríos, el más grande siendo el río Cuyuní (visto en el video) El color marrón del agua se produce por la sedimentación masiva producida por la actividad minera. El ecosistema acuático del río Cuyuní, que siempre tuvo aguas transparentes y muy pocos sedimentos, ha sido completamente transformado por la actividad minera. El río Cuyuní desemboca en el río Esequibo que limita con Guyana. Toda la región está gravemente contaminada por mercurio, una sustancia química extremadamente tóxica que se utiliza para separar el mineral de oro de la tierra.

Nuestra posición ante
el Arco Minero del Orinoco

Arco Minero del Orinoco

El objetivo de SOSOrinoco es documentar y dar visibilidad a toda la problemática de la Amazonia, Orinoquia y la Guayana venezolanas, crear conciencia sobre la tragedia que está ocurriendo y perfilar algunas medidas urgentes que se deben tomar para detener el desastre humano y ecológico que se está desarrollando.